Ventajas y desventajas

Quien es el listo de repantingarse primero en el sofá, tiene que sufrir la penitencia de que se le coloquen o sienten encima.

madre 6 (1)

Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Es así, quien se tumba tiene, por ejemplo, que soportar el peso del culo de Don Bimbas en la tripa y del de El Cachorro en las piernas. Pero también puede ver la tele en horizontal. Hay que descubrir qué compensa. A mí me compensan los culos de mis hijos encima.

madre 6 (2)

Por otra parte, yo creo que va siendo hora de comprar otro sofá…

En cualquier caso, que se instale así el personal no implica que no haya movimiento. Vamos cambiando todos de postura. Y surgen caprichos necesidades. No en El Cachorro, que se abduce con la tele. En el pequeño.

“¿Me haces cosquillas en e pie?”, me pide Don Bimbas. Me ha salido de un vicioso…

madre 6 (3)

Lo impresionante es lo que me gusta acariciarlo. A mí, que de toda la vida me gusta que me hagan, no hacer (diréis: “Ah, qué lista, como a todos”. Pero no, hay gente que se ofrece: “¿Me dejas que te toque el pelo?” Yo, jamás), resulta que disfruto como una enana haciéndole cosquillitas. Ahora, esclavizada me tiene. Si se me ocurre parar, pongamos, para escribir un Whatsapp, que necesito las dos manos, enseguida reclama. No, reclama, no: exige. Tengo que hacerle cosquillitas sin pausas.

Lo estoy malacostumbrando. A quien vaya a ser su pareja, la va a tener mártir.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios