Velas

Les digo a los peques de bañarse y a El Cachorro se le ocurre que le apetece como los baños de mamá, con velas (que me los doy de Pascuas a Ramos, no os creáis). La idea ha surgido porque las he encendido en el salón para dar ambiente y a él se le ha encendido la bombilla. Así que trasladamos las velas al baño. En el camino, parecen los de la Santa Compaña.

madre 13 (1)

He repartido las velas por todo el baño, y alguna ha ido a parar al lado de la bañera.

– No salpiquéis, que se apagará – aviso.

Ya, ya, diréis. Qué pocas luces, hija. Pues no. Intento que, de esta manera, al menos para respetar la luz de la vela, que tanta ilusión les hace, hoy no chapoteen como acostumbran y lo dejen todo como un abrevadero de patos.

madre 13 (2)

Pero tenéis razón, he pecado de inocente. De una de sus salpicaduras la han apagado y, como apenas veían, han inundado el baño.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios