Uuuuuuh, miedito

De verdad que Don Bimbas es un ganso total. Motu proprio ha cogido un dragón cuyo interior alberga un montón de bolas de plástico, se las ha sacado, se ha colocado el dragón encima a modo de sábana de fantasma y se ha dedicado a pasearse por la casa dando sustos al personal.

madre 4 (1)

Ha sido muy gracioso no solo por eso, sino porque no ha previsto agenciarse unos agujeros para ver e iba chocándose con las cosas. Y tan feliz, oye. Es inmune a los golpes.

Llega la hora de la cena. Eso sí que me da a mí pavor. Como les cuesta la misma vida, intento ingeniármelas para que coman. Cojo un tenedor de su plato y hago como que me lo voy a zampar yo y entonces forcejeamos hasta que se lo comen ellos. Así consigo que cenen.

El caso es que el juego me lleva a otra fase, que es señalar hacia un lugar, ellos miran y hacen como que no saben qué va a pasar, y yo hago como que me voy a zampar lo que haya pinchado en el tenedor de su cena. «Mira, mira, cariño», le digo a El Cachorro señalando al exterior, «¡una cebra con tacones!» Y el pica pero no, y se ríe de la gracia de hacer que se distrae para que yo haga que me como su tenedor. Le encanta el tema.

Así que mira, mira, una vaca en brazos, mira, una pantera tocando la trompeta, ahí, un canguro con minifalda… Y en esto que Don Bimbas empieza a señalar fuera, donde lo estoy haciendo yo, dando grititos. Salta de su silla y se me acurruca en mi regazo. ¡Resulta que se muere de miedo! ¡Cree que en el exterior no hay más que seres extravagantes! Buena la hemos hecho.

madre 4 (2)

Y no hay forma de que se le pase. «Que no hay nada, pitufo, que es bromaaa». No hay tu tía. Tengo hasta que cerrar la persiana. Aaaay, qué santa paciencia. Menudo fantasma de pacotilla está hecho.

Entre este con los animales raros imaginarios, y su hermano mayor con las personas sin cabeza, que está obsesionado… Los tengo acojonados. Claro que El Cachorro sí que tiene fundamento para tener miedo. No se le ocurre a su abuelo otra cosa que ponerle en la tele… ¡”Sleepy Hollow”! En fin, qué santa paciencia también.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios