Urgencias benditas

Fue decir, hace diez días, que mi bebé no se había puesto malo nunca, y llevar nueve fatalo. A dicha declaración, le sucedieron tres días de fiebre, y otros tres de tos perruna. Y después, vómitos y diarrea. Y vuelta a la fiebre. Tras las últimas tres noches en danza, especialmente esta última, que la pasamos en blanco, y después de un día en el que el pollito no se aguanta ni él (no hay forma de que esté cómodo en ninguna postura, se retuerce, llora sin parar…), decido acercarme a urgencias.

bebé

Nada más llegar me dicen que le dé suero con una jeringa. ¿Con una jeringa? Como no me lo inocule en la teta, mal vamos. Por experiencia sé que es imposible, IM-PO-SI-BLE, que se introduzca nada en la boca que no sea mi pezón. A no ser que se la abras a la fuerza y le metas lo que sea haciendo presión. Pero como sí o sí hay que dárselo para ver cómo lo tolera, ¡¡y encima 5ml cada diez minutos!!, me dispongo a dárselo armada de paciencia y fuerza, mucha fuerza.

Pues ha sido acercarle la jeringa y él… ¡¡ABRIR LA BOCA, TOMARSE EL SUERO COMO SI FUERA MANÁ DEL CIELO Y QUEDARSE CON GANAS DE MÁS!!

bebé

No, imposible. No daba crédito. Debo estar soñando…
Pues a los diez minutos, de nuevo, como si a un yonky le dieran barra libre de heroína. Se ha pimplado la jeringa en un santiamén y aún succionaba por si salía una gota más.

Ay, madre, se me saltan los lagrimones. ¿Qué clase de milagro ha sucedido? Vamos, solo por ver esto, ya ha merecido la pena el viaje al hospital.

bebé

(Esta autofoto de “no-me-lo-creo” y de “me gustaría gritar de alegría pero no puedo por no armar un espectáculo entre niños pochos y por si espanto la buena suerte”).

Esto me da esperanza. Tan necesaria, ahora que llevo unos días tan desanimada y tan de tirar la toalla con el tema del destete y la alimentación complementaria. Está clarinete, cuando hay hambre o sed, no hay remilgos que valgan, bienvenidas sean las jeringuillas o lo que sea. Así que a ver si ahora sí me aplico el cuento: ¡no obligar jamás! Comienza una nueva era.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios