Un sorprendido Señor de las Bestias

“¿Cómo puedes comer semejante cantidad de pipas y que no se te caigan los labios? ¿Cómo lo haces?”, se estupefacta el Señor de las Bestias.

Le asombran más estas virtudes que mis dotes como madre.

2 pensamientos en “Un sorprendido Señor de las Bestias


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios