Un bebé con carácter

No, si tú lo ves así y es la mar de achuchable, de tierno, de rico, de gozoso. Un peluchito.

niño

Pero tiene un lado oculto… Lo sufre la mujer que cuida de él mientras trabajo. Alucina con el carácter que se gasta. Y me lo cuenta, sorprendida. ¡Vaya genio que tiene! Pero yo ya lo sé, ya…

Intentar darle comida es un calvario. Se niega en redondo. Pero es que, además, no se limita a darle un manotazo a la jeringuilla. No. La agarra, me la arrebata de la mano, y la tira con muy, pero con muy mala leche. Que solo le falta espetarme: «¡QUE NO QUIERO, COOOOOONIOOO YA!»

niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios