Truco de lectura

Está El Cachorro leyendo. Después de que le he insistido lo más grande tras sus innumerables protestas. Me dice: “¿Sabes? Tienes razón, cuanto más leo, más rápido lo hago”. Casi me caigo de la emoción. “¿Ves? ¡Te lo dije!” Y me sigue confesando: “Y me gusta más”. Menudo soponcio. Me alegro horrores. Y se lo digo.

madre 25 (1)

Y me cuenta además cómo consigue no perder el hilo, él, que se despista con una mosca. No digamos si su hermano anda pululando alrededor de él…: “Pongo rayas flojitas por si me distraigo, para no perderme. Luego cuando voy leyendo, las borro”.

Me parece un niño muy inteligente y muy práctico. Sip.

Pero sé que este amor por la lectura es flor de un día. A veces, El Cachorro me dice cosas que sabe que yo quiero oír. De repente, me sorprende soltándome ideas que le digo yo. Lo de que cuanto más lea, más soltura tendrá y podrá disfrutar más de la lectura, se lo digo y se lo repito, y por eso me viene ahora con esas. Hoy, por lo que sea, es el día que me quiere tener contenta.

Tiene ahora una pegatina y parece que le quema en la mano. Claro, es una pegatina. Hay que pegarla.

Así que le encuentra un hueco en mi agenda:

madre 25 (2)

“Para que te acuerdes de mí”, dice. Como si lo necesitara…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios