Tropezones en la sopa

Está El Cachorro tomando sopa y Don Bimbas pululando. En esto que oigo jojó, jaaajaja, jijí, joooojojojojo. Es el mayor. Me asomo y veo flotando en la sopa dos coches y el tapón rosa de algo. El pequeñajo ha hecho de las suyas. Y el otro, en vez de pararle, a reírle la gracia, deshuevado perdido. De verdad que se reía con jooojojojo, no con jajaajaj, de lo a gusto que lo hacía.

nene

(Aquí los cuerpos del delito, ya fregados)

Les he echado a los dos una bronca del patín. El Cachorro se ha intentado desvincular: “Ha sido el bebeeeeeé”. “Ya, pero tú no has hecho nada para impedirlo, y el bebé no sabe, pero tú sí. Bien que te has reído”. Me he enfadado mucho, pero seguidamente me he tenido que salir de la cocina para reírme. No sé si me hacía más gracia ver los tropezones de la sopa u oír los jojojojo de mi hijo, que son mundiales.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios