Traductor simultáneo

Protesta el pequeñito y sale su hermano mayor al quite: «Quiere aaagua». Pero me lo dice como con soniquete, como con cierto fastidio, con una paciencia infinita, en plan «parece mentira que a estas alturas no te enteres aún de lo que quiere tu hijo» y «ya te lo tengo que decir yo, OOOTRA VEZ, cuando está clarísimo».

madre

Como que me da lecciones, ¿sabéis? Pero este macaco… ¿cómo cree que ha llegado hasta sus cuatro años de vida si no es gracias a mí?

Bueno… el otro a ver. Porque le he sacado de la boca este trozo de goma de vete tú a saber dónde.

madre

Y tan contento. Me veo que para sus piscolabis, en vez de llevarme a una tienda de chuches, me pida que vayamos a un desguace de coches.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios