Taller de calabazas

Pues nada, que tal y como vaticinaba, ha sucedido. El Señor de las Bestias ha improvisado un taller de calabazas. Lo que pasa es que con seis niños pequeños corriendo por toda la casa, yo disfrutar, lo que es disfrutar-disfrutar, pues… de aquella manera.

madre 30 (1)

Que si no corráis, no os subáis en el sofá, no os empujéis que luego acabáis llorando, cachis, qué os he dicho, ven que te dé agua oxigenada, no saquéis todos los juguetes del cajón (HORREURRRR) que hoy no es día de jugar con los juguetes del cajón sino el de hacer las calabazas, que es que no os dais cuenta, que yo estoy cansada, que todavía ando colocando todo lo planchado, que mañana hay cole, que luego hay que recoger todo lo de las calabazas como para ponerme a recoger todos los juguetes también, porque vosotros no lo vais a hacer, ¿a que no?, pues yo tampoco quiero, así que ahuecando de aquí.

madre 30 (2)

Yo no sé qué le ha dado al Señor de las Bestias con Halloween, que empezó el año pasado todo entregado y cada año que pasa (y ojo, este solo es el segundo) va a más. Se viene arriba y mirad qué pasillo ha fabricado en la terraza…

madre 30 (3)

Lo cierto es que mola todo. Claro que mañana tenemos que estar a la altura de las expectativas, que se va a pasar por mi casa todo el vecindario para recorrer el pasaje del terror. Fijaos si es serio el asunto que el Señor de las Bestias, esa persona a la que le dices que no se retrase viniendo del trabajo, que hay que hacer recados, da igual la importancia que tengan, como ir al súper, bajar un patinete al trastero o inscribir a sus hijos en el colegio so pena de quedarse sin escolarizar y que nos los arrebaten Servicios Sociales y le da por el Riau, mañana se va a escapar del trabajo para darlo todo. Ay, madre, mañana.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios