Sopa sin sopa

Hacía tiempo que no hacía sopa. No hacía sopa más que nada porque no sé hacer una sopa en condiciones. Y cuando la hacía era por utilizar el agua sobrante de los chiquimil purés que había que hacer cuando mis hijos eran pequeños. Echaba fideos a ese caldo y andando. Pero ya no hago tanto puré.

Hoy he ido al carnicero para pedir filetes de cerdo fresco y me ha encasquetado un trozo con hueso: «Te va a salir mejor de precio, te lo deshueso, te hago filetes y con el hueso haces caldo». Yo es que estas cosas de maruja eficiente no las controlo, y me encantaría. El caso es que he vuelto a casa con mis filetes y mi hueso…

Y he hecho sopa. Primero he cocido el hueso con zanahorias, puerro y cebolla y luego he colado el caldo… lo poco que quedaba, porque se le ha evaporado la mitad. Y después lo he puesto a hervir con fideos. Se me ha ido la mano con los fideos, y el resultado ha sido unos cuantos fideos, sin pizca de líquido.

madre 1 (1)

Les he puesto tan suculento plato a mis niños (son muy soperos). He tenido el cuajo de decirles que era sopa, cuando se podía encontrar más líquido entre el asfalto de una carretera de Sudán. Ante la cara de extrañeza de El Cachorro me he visto obligada a corregir: «Es sopa de fideos sin sopa».

Pues les ha encantado.

Al día siguiente, a la hora de la cena, me dice El Cachorro: «¿Me pones sopa de fideos sin sopa, que me encanta mucho?»

Jaaja. Y ahí que le he cascado el engrudo.

… Pues nada, que ahora, de tanto en tanto, El Cachorro pregunta con emoción si para cenar hay fideos sin sopa. Tengo que pensar en repetir mi guiso especial.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios