Silla de ruedas molona

La desgracia de unas es el divertimento de otros…

madre 27 (1)

Han pillado estos por banda la silla de ruedas que me han dejado. Y ahí andan, para delante y para atrás, tronchados de la risa.

Por cierto, tal y como ocurre con el ordenador, que lo tocan y me sacan funciones que yo ni sabía que existían, descubren cosas que hace la silla de ruedas que yo ni idea, como que se mueven los reposabrazos.

madre 27 (2)

No hay como ser niño para descubrir cosas.

Ni como ser madre. Yo creo que te haces madre y aumenta tu capacidad de asombro ante la vida.

¿Vosotros os creéis que, en lo que están jugando y petardeando, intento trabajar en el ordenador, y de repente oigo “uuuuuuh”, me doy la vuelta, y veo esto?

madre 27 (3)

Don Bimbas haciendo de fantasma. De fantasma nudista. O sea.

Pero volvamos a la silla… Más tarde, decidimos dar un paseo. Aquí ya está el padre de las criaturas con nosotros. Otro que tal baila.

Ha sido salir del portal, los críos en bici y yo en silla de ruedas, empujada por el Señor de las Bestias, y pensar “a ver cuánto tarda…”

madre 27 (4)

Pues ni 50 metros.

madre 27 (5)

El Señor de las Bestias se ha picado con los críos, y hale, ya tenemos la carrera montada en medio de la calle. Mis hijos con sus bicis y el Señor de las Bestias corre que te corre intentando ganarles conmigo y mi silla.

Va a acabar volcándome, lo sé.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios