Sí, bwana

Oye, oye, oye… Que lo de esclavizar a tu propio hijo no lo hemos hablado y puede molar muuuuuucho.

Niño

He aquí colocándome las zapatillas de andar por casa. Me creo Luis XIV.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios