Señores, señoras… se confirma: yo hago caca

(Pongo esta foto para compensar tan escatológico título y el contenido que sigue…)

madre

Os cuento:

Está la mujer que me ayuda en casa limpiando. Yo llego de la calle con un apretón de los buenos. Me meto disparada en el baño y cómo no, enseguida aparecen los mochuelos. Y se sucede esta conversación con El Cachorro:

– Bueeeegh, huele a caca.
– Sí, claro, porque mamá ha hecho caca y no la dejáis ni un segundo, pero no lo digas en alto.
– ¿Has hecho caca?
– Síííííí, pero sssshhhh, dilo bajito – le digo en un susurro.
– ¿¡Por qué?! – gritando.
– ¡Bueno! Pues porque está Bori (la mujer que limpia) y no quiero que se entere.
– ¿¡Por qué?! – más alto todavía.
– ¡Que te calles! – Me desespero.

Total, que como ya tengo a los dos en el baño, cuando termino aprovecho para cortarles las uñas. Voy con Don Bimbas primero. Luego con El Cachorro… Y estando en esas, con la puerta del baño abierta, se asoma la señora:

– ¡Uuuuy, aquí huele a caca…!

Para qué queremos más.

– Sí, es que he hecho caca – le confieso. De perdidos al río.
– ¡Aaaaaaah! ¡PERDONA!

En el “vergüenzómetro”, no sé cuál de las dos alcanza mayor puntuación. Ella lo decía por si había sido el peque y tenía que cambiarlo. Y se ha encontrado con que ha sido la madre…

Por cierto, una madre valiente y sincera, no como el Señor de las Bestias… Cuando le cuento la jugada, me revela que un día le pasó lo mismo. Fue al baño y, cuando salió, la chica también comentó que olía a caca. Y el otro, cogió al bebé, alzó su culo a la altura de su nariz, hizo como que lo olía y determinó: “Agh, sí, es que se ha cagado”. Y de eso nada. El culito de Don Bimbas estaba limpio como una patena. Y el padre haciendo el mayor de los paripés, cambiándole el pañal sin usar por otro nuevo…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios