Resaca post Halloween

Con el momento disfraces reciente, hoy mis lechuguinos se entretienen con mi caja de apechusques, poniéndose encima lo que encuentran.

madre 1 (1)

… Todo a la vez.

madre 1 (2)

El uno y el otro andan pasándose accesorios.

madre 1 (3)

Porque esto entretiene que no veas.

madre 1 (4)

Pero es cuando el pequeño se planta las gafas de Harry Potter…

madre 1 (5)

… cuando se ha pasado de auténtico con el disfraz.

madre 1 (6)

Parece la cicatriz del rayo del joven mago. ¡Menudo arañazo! Al interrogarle, me comenta que ha sido el recuerdo que le ha querido dejar un compañero del cole… Solo me pregunto si ha utilizado las uñas o una faca toledana.

El siguiente momento post Halloween consiste en hacer un recuento del botín.

madre 1 (7)

No ha ido mal, así que trato de compensar poniéndoles para merendar una fruta. Pero, para no desentonar, es esta tan terrorífica:

madre 1 (8)

Y va y me dice El Cachorro que si quiero probar el huevo de dragón. Lo que no sabe es que, a la pitahaya, en efecto, se la llama “fruta del dragón”. ¡Pues le han puesto el nombre que ni pintado!

Por último, para continuar con los fenómenos paranormales propios de estas fechas que nos acompañan, resulta que, si siempre me había llamado la atención (como para no) la manera que tenía El Cachorro de escribir letras o números, siempre en modo espejo, ni os cuento cuando encuentro a quien da una vuelta de tuerca. ¿Quién? Su hermano, por supuesto. Porque el pequeño es como El Cachorro pero elevado al cubo, que ya es decir.

Don Bimbas escribe en modo espejo y al revés.

madre 1 (9)

En vez de izquierda a derecha, de derecha a izquierda (mirad el papel escrito que tiene debajo). OOOOLE LA CARAMBOLA. Y no sé si es obra del maligno, esto de ir totalmente al contrario, o qué narices pasa.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios