Registro de vomitonas

Estamos comiendo un hot dog y Don Bimbas pierde el pan que envuelve un trozo de su salchicha.

madre 4 (1)

Lo coge y dice: “¡Ahora está desnuro!” (desnudo). Ja, ja, ja. El streptease salchichero. Qué mono es.

Pero las gracias terminan por la noche, cuando se pone a vomitar de lo lindo. ¿Dónde? Cómo no, en mi cama. Podía haber sido en la suya, o en la de su hermano, que tienen protector. Pero no, ha empezado a toser fatal, ha pedido venir a mi cama, le he dado ibuprofeno porque el pobre se quejaba mucho de dolor y no podía dormir, y al poco, “BROAAAAARGH”, lo ha echado todo en mis sábanas.

madre 4 (2)

Ahí, con trocitos de salchicha y lo que parecían cachos de cebolla (que no ha comido). Casi me da algo. No sé cómo he logrado retener yo el contenido de mi estómago.

Total que, desde entonces, vomitona por aquí, vomitona por allá. Superagradable.

madre 4 (3)

Y justo antes de comer, con Bimbín en el sofá hecho una piltrafilla, le salta su querido hermano mayor: “Si quieres vomitar no pasa nada”. Y se ofrece: “Yo…” Yo pensaba que le iba a decir, “ya te alcanzo la palangana”, y coge y salta: “YO TE SACO UN VÍDEO DE CÓMO VOMITAS”.

Mi casa es un festival del humor constante.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios