Prueba definitiva

Esto viene un poco a colación de lo que os conté ayer, lo de que Don Bimbas fue al cole a medio vestir.

Mirad si tiene carisma mi canijo, si provoca en los demás el deseo irrefrenable de hacer que se sienta bien, feliz, que cae en sus redes hasta el más pintado.

madre 8 (1)

Hay un niño de la edad de mi hijo mayor, muy cercano a nuestro entorno, que, bueno, digamos que tiene comportamientos despóticos en numerosas ocasiones. A algunos críos, generalmente más pequeños que él, se lo ha hecho pasar mal. Incluso a mi hijo mayor. Chincha a los demás, solo juega a lo que quiere jugar él, miente… En cuanto a las mamás de los críos con los que se relaciona… a algunas las respeta, pero a las que no, les hace burla directamente.

Ayer Don Bimbas iba corriendo hacia el cole con la sudadera recién puesta y la mochilita y el abrigo en la mano, que me negué a llevárselos yo. En un momento dado, se le cayó al suelo el abrigo. Pues fijaos hasta dónde llega el poder de Don Bimbas ¡que el niño este que os cuento, el que parte el bacalao y procura hacer el mal siempre que puede, le llevó el abrigo!

Ambos se adoran, la verdad. Es verse y se funden en un abrazo. Increíble además lo que ese niño cuida de mi pequeño. Lo dicho, la prueba irrefutable de que el poder de atracción de Don Bimbas es infalible.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios