Prueba

Nos vamos a Pamplona y el Señor de las Bestias se queda en Madrid. De camino, paramos cerca de su lugar de trabajo y viene a despedirse. Pero, oh tragedia, El Cachorro se ha quedado dormido.

Suele ser al revés, suele caer Don Bimbas, quien hay veces que se duerme las tres cuartas partes de un viaje, o más. Es El Cachorro el que sufre porque duerme menos, y se aburre como una ostra. Además, todavía no ha entrado en mi coche ninguna pantalla para ponerles ninguna película ni nada por el estilo. Viajan a pelo, como lo he hecho yo toda la vida. Por eso ahora le digo de ir a Pamplona y no le apetece nada. Sin embargo, esta vez ha caído como Felipón.

madre 8 (1)

Lo malo es que él sabía que íbamos a despedirnos de su padre. Cuando se despierte, me lo echará en cara: “¡No le he dado un besito!” Y se disgustará horrores, porque todo lo relacionado con su padre, es sagrado. Así que tengo que sacar la foto que veis para que compruebe que ha habido despedida y besito.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios