Prehalloween

Ya hemos tenido que ir al súper a comprar unas cuantas calabazas para Halloween. Es el preámbulo de la decoración de la casa. El Señor de las Bestias ya amenaza con bajar al chino a por apechusques terroríficos. El año pasado le salvó el mes, al chino.

La tarde del 31 de octubre ya estamos quedando con los vecinos en hacer un recorrido por las casas con lo de “truco o trato”. El Señor de las Bestias se vuelve a venir arriba. Y su afán de superación le hace consultarme qué animales quiero que traiga a casa, si con un cuervo y un buitre es suficiente o también una rata y una serpiente. Joer, este hombre no tiene medida. Pretende que esté yo disfrazada en el balcón y reciba a los niños con el cuervo en la mano y el buitre a mis pies. “¿Y dónde narices me pongo la rata? ¿En la cabeza?”, le espeto. Aquí, dando ideas.

Pero el colmo de los colmillos es que me dice que el día anterior va a organizar en nuestra casa un “taller de calabazas” para los vecinitos. Mira, se nota que Halloween está al caer, porque me he HORRORIZADO. ¿¿Un montón de niños y un montón de calabazas? Me veo el fruto y las pepitas y todo pegado por las paredes y esparcido por el suelo y ya he empezado a hiperventilar. Le digo que nanay. Pero él argumenta que es que es tradición.

¿¡Una tradición!? ¿¿Desde cuándo?? ¡Solo decoramos la casa el año pasado!

Yo estoy temblando y, lo dicho, no por la noche de los muertos vivientes precisamente…

En cualquier caso, al llegar a casa ya ha preparado una calabaza (y ya ha manchado lo suyo). La hemos colocado en el salón. Los críos encantados.

madre 27 (1)

Al rato nos llama El Cachorro. Nos quiere enseñar su descubrimiento:

madre 27 (2)

La verdad es que a este niño la creación artística se le da fetén.

Yo, que lo aprecio mucho, aprovecho su vertiente y le pido, como mi fotógrafo particular que es, que me haga una foto con unos modelitos que me he comprado. Y él se lo toma de manera muy profesional y prepara el set, porque no deja nada al azar.

madre 27 (3)

Aparezco yo ataviada con mi vestidazo.

madre 27 (4)

El Señor de las Bestias no se muestra muy entusiasmado (ya hablaremos después). Sin embargo, El Cachorro cuando me ve… “¡Estás más guapa que un hada!” ¡Ole mi minipiropeador! También es verdad que el atrezo de las calabazas ayuda a crear un ambiente como de cuento, para que de repente yo le parezca un ser mágico.

En fin, que en mi casa, por estas fechas, la magia y lo misterioso se empieza a abrir paso…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios