Posados fotográficos

“Oh, qué tirantes tengooo, mira qué guaperasssss”, me salta El Cachorro, en tono guasón, con las cintas esas que ponen en ciertas prendas de ropa (no sé para qué, se supone que, para colgarlas, aunque a mí no se me ocurriría) colocadas a modo de tirantes…

Voy a sacarle foto.

– ¿Estás posando, como un modeli?
– Sí…

madre 16 (1)

Ay, madre. ¿Dónde ha aprendido estas posturitas? Porque, por lo visto, tiene repertorio.

Al salir del cole, lo veo guapo (ya, ya, cuándo no) y me preparo para sacarle una foto. En esto que me dice:

– ¿Vas a sacar una foto?
– Sí señor.
– Pues así, mirando al cielo – Posa. Pero cambia de opinión, (y de postura). – No, para allí.

madre 16 (2)

A-lu-ci-no. ¿Sabéis, esto sí, de quién ha sacado eso? De su padre. Que siempre hace como que no se da cuenta de que le estoy sacando una foto, mira al horizonte y posa como quien no quiere la cosa. Y no solo le tengo yo pillado el truco, por lo que veo…

Pero el pequeño de la casa no se queda corto. Le llevo a sacar fotos de carné para el cole. Decía que no quería fotos y ya me he echado a temblar. Eso puede significar un calvario, máxime con el tipo de la tienda de fotos de mi barrio, que no es precisamente paciente. Yo he seducido a mi pequeño diciéndole que son fotos que ha pedido su nueva profe y que se las va a dar él y que le van a gustar mucho.

madre 16 (3)

Pues ha sido sentarlo en el taburete y posar como un dandi.

madre 16 (4)

O sea, está como para ampliar y colgarla en unos de los pasillos de Telecinco.

Se la enseño al padre: “¡Pero si parece un señor!” Está indignado porque dice que es más guapo que en la foto. Yo creo que sale estupendo, pero sí es verdad que es más bebé, y aquí parece un adolescente. Un adolescente de los que se las lleva a todas de calle y se mete a la gente en el bolsillo.

La chica que cuida de mis hijos que, para mi desgracia, porque es buenísima, nos va a dejar por un trabajo de jornada completa (lógico), al ver la foto ya me ha dicho: “Yo quiero ver a este niño de mayor, cómo es de mayor”.

En fin, todo llegará. De momento, sus “posados” tiran más hacia esta vertiente…:

madre 16 (5)

Me pongo a ordenar un cajón y el ganso de Don Bimbas encuentra su gorro de natación. ¿Y qué es lo que hace? Se lo pone. Y yo me parto de risa: “Espera, que cojo el móvil para sacarte una foto”. Y él espera, y cuando aparezco de vuelta armada con mi cámara, se pone a desplegar un sinfín de poses absurdas.

madre 16 (6)

Cambia cada vez que escucha el click de la cámara.

madre 16 (7)

Incluso cambia sin oírlo (lo pongo en silencio, pero él ya tiene pillada la cadencia, el ritmo de disparo de una sesión de fotos). Lo hace igual que las modelos, que muestran todo su repertorio seguido, que van cambiando en cada foto. IGUAL.

madre 16 (8)

¿Y esta profesionalidad? En fin, voy a parar yo de colgar fotos. Porque lo que es él, no paró. Tengo caretos para aburrir. Porque lo de él…

madre 16 (9)

… es constante.

madre 16 (10)

Menos mal que las fotos ahora son digitales. Con Don Bimbas, no me iba a dar el sueldo para revelado.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios