Por la espalda

El chiquitico no sabía con quién se las estaba viendo cuando le plantaba a su padre su galleta en la boca.

madre 9 (1)

Porque es un señor que no tiene contemplaciones. Así que coge y se la jala. ENTERA. Don Bimbas está que no sabe por dónde le ha soplado el aire. Yo hago como que no me doy cuenta, no digo nada, y poco después le pregunto: “¡Pero bueno! ¿Y tu galleta?”

madre 9 (2)

Y he ahí el dedico acusador. Y la cara de “no estoy dando crédito”.

Nunca es tarde para que aprenda que no se debe fiar ni de su padre. Sobre todo de su padre.

Y si te pones, ni de su abuelo.

madre 9 (3)

Esta es la prueba fehaciente de que por muchos años que cumplas, si quieres puedes seguir siendo como un niño.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios