Por la cuenta que le trae

Le digo a Don Bimbas que no baja a la pisci si no come un pequeño bol de puré que le he dejado delante. Amenacitas de Jésmar, para no variar.

Es ya pasada la una de la tarde, y si no come algo, luego seguro que subo a las mil y este, en cuanto entra en casa, se me duerme. Además acabo de publicar el post de hoy, que es el de hace un año, y… echadle un ojo, echadle, a lo que publiqué el 28 de julio de 2018…

(AQUÍ VIENE EL MOMENTO EN EL QUE LE ECHÁIS UN OJO).

Totalmente sugestionada, ya tenía un argumento más para insistir.

Pero él se niega. Y El Cachorro ya ha terminado y sus amigos le están llamando al telefonillo. Le digo que si quiere se baje él. Pero no quiere. Que quiere conmigo. Porque, “¿y si quiero abrir una sombrilla y no puedo, y mis chanclas se quedan al sol?”, “¿Y si tengo alguna duda?”

“Pues, cariño, yo no bajo hasta que tu hermano se termine el puré”. Así que El Cachorro, que es muy práctico, decide ayudarle. Le da de comer a la boca.

madre 28 (1)

Y luego se encarga de aplicarle el protector solar.

madre 28 (2)

Pero cómo se emplean cuando hay un interés personal en el asunto. En cualquier caso, con El Cachorro funcionando, creo que estoy preparada para tener otro hijo.

madre 28 (3)

(BIEN Y TÚ).


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios