Perdiendo los zapatos

Que no sé si lo hace como Pulgarcito, para encontrar el camino de vuelta a casa en caso de que lo abandone, o a santo de qué, pero no hay forma de que Don Bimbas mantenga su zapato izquierdo en su sitio. El otro día tuve que desandar un montón de camino para dar con él. Hoy me he dado cuenta más o menos rápido, pero también he tenido que dar la vuelta para buscar el bendito zapato.

niño

Luego hablan de los calcetines sin pareja de la lavadora… No me puedo hacer a la idea de cuántos zapatitos de bebé desparejados pueblan nuestras calles. Porque me consta que esta afición no es exclusiva de este amante de la libertad podal.

2 pensamientos en “Perdiendo los zapatos


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios