Pegatinas de mandarinas

Yo las pegatinas de las mandarinas las utilizaba de uñas. Incluso las pintaba. E imaginaba que era una señora de manos maravillosas.

El nene ha heredado de mí ese gusto por las pegatinas de mandarinas pero él se pirra por pegárselas en la frente. Va a todos los sitios con ellas puestas, incluso a dormir. Se puede decir que le gusta que le etiqueten.

Niño

Y si me acompaña a la frutería, entonces es el acabóse.

Niño

Por cierto, hablando de uñas… ¿Sabéis qué contesta cuando le pregunto que de qué color son las mías?

Niño

Dice: “ZUMO”.

 


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios