Patatolandia

Aquí pongo cara de interés.

madre 2 (1)

Pero no es por lo que estoy viendo. Es porque estoy haciendo como que no sé que el Señor de las Bestias me está sacando una foto, pero estoy posando. De hecho, lo que veo me espanta, me horripila, me estremece. Se trata de “Cortylandia”. Vamos a ver, ¿qué os pasa a los madrileños con este horror? Todos emocionados, y no existe en el mundo petardez mayor. Si al menos los muñecos hicieran un recorrido o algo… Pero no, te sueltan un tostón de canción que dura más que una depilación láser integral (y es más dolorosa), y los muñecos mueven levemente la cabeza. Y todos extasiados perdidos.

Madre mía, qué fáciles de contentar. Mis hijos se aburren como locos. Les parece más interesante el reflejo del sol contra una farola.

Por eso llamo a “Cortylandia”, “Patatolandia”, porque me parece una patata de atracción. Y El Cachorro se mea, porque no hago más que bromas acerca de esto, de lo terrible que es, y pongo voz del Pato Donald. Y así parece que la cosa, mejora…

Madrileños, qué terrible infancia tenéis.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios