Parar el tiempo

Cuántas veces, pero cuántas, he deseado con mis niños que se parara el tiempo, que no crecieran… Pues debe ser contagioso. Hoy El Cachorro ha decidido que no quiere crecer más, no quiere ser mayor. Le pregunto qué por qué. Y me salta que porque no quiere que su papá y yo nos muramos.

¿De dónde habrá sacado eso?

niño

Y lo entiendo taan bien… Siento lo mismito con mis papás.

Yo también quiero que se quede todo como está. Además morirme no me acaba de convencer.

2 pensamientos en “Parar el tiempo

  1. ¡Hola Amaya! El mes pasado descubrí tu blog y desde entonces lo sigo diariamente, es la única serie que no me pierdo ni un día. ¡Me encanta! Y me gusta tanto porque al leerte diariamente vuelvo a aquellos maravillosos años en los que mis hijos eran pequeñitos y recuerdo con nostalgia todas aquellas tiernas travesuras, besos, mimos… que con tanto cariño y alegria me regalaban año tras año. Ahora tienen 25 y 28 y a veces pienso como El Cachorro ¿Por qué no se paró el tiempo? ¡Que rápido han pasado todos estos años!
    Haceis muy bien Tato y tú en disfrutar de ellos ¡A TOPE! El cumple que tuvieron los niños estuvo genial, disfruté mucho leyéndolo y viendo las fotos, sois una familia encantadora.
    Os deseo a los cuatro una muy ¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO!

    • ¡Pero bueno, Marisol! ¡Qué buen regalo de Navidad viene a ser tu cariñoso comentario! Me alegra mucho que disfrutes tanto de nuestras andanzas, que tanto se parecen a las vuestras. ¡Incluso se llevan tres años tus hijos, como estos dos! Resulta que lo que cuento, en el fondo, no es nada original… 😉

      Te haremos caso y exprimiremos este tiempo tan especial que es la infancia de El Cachorro y de Don Bimbas.

      Un fuerte abrazo y que tú y los tuyos paséis una Navidad fabulosa.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios