Oooolé

¿Cómo es posible, con lo que cansa la playa, que pasas el día tiradaza en la arena y acabas baldada, que el pequeñito no pare quieto ni un segundo y tenga energía como la de la mitad de los veraneantes del lugar juntos?

madre 28 (1)

Salta, corre, pasea, trepa… Un no parar.

 

Aquí, haciendo unas cuantas verónicas con Don Bimbas colgando del capote…

madre 28 (2)

Vueltas y vueltas. Pues no se ha reído ni nada, el tipo. Yo me he pillado un mareo importante.

 

Va a acabar conmigo.

 

Bueno, no del todo. Aún tengo fuerzas al final del día para…

madre 28 (3)

Yo preguntándome por qué a mis hijos les flipa lo de ponerse a trepar. No sé de qué me extraño.

 

(Sí, subí la media de edad del usuario medio de la atracción unos cuantos años. Ahora, ninguno, y repito, NINGUNO, se manejó con más destreza y agilidad que yo. Aún queda mucha Amaya por delante…)

 

No, no sé de qué me extraño.

madre 28 (4)

Porque tampoco tienen al típico abuelo que les dice “¡bájate de ahí ahora mismo!” Al revés, se queda mirando orgulloso.

 

De casta le viene al galgo.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios