Momentos divinos de un sábado

Amanece un sábado. Como de costumbre, demasiado pronto para mi gusto. Me despierta la irrupción de un par de mochuelos que en seguida invaden mi cama. Al pequeño le ha dado por lanzar hechizos. Estira los brazos hacia delante haciendo “chsssssssss”. ¿A quién pretenderá embrujar?

niño

Después de remolonear todo lo que puedo, por fin me levanto y decido que nuestro día va a ser gris.

niño

Pero solo en lo que a vestimenta se refiere. 😉

Intento después entretener a los peques para poder hacer mis cositas. Saco las pinturas y El Cachorro enseguida se pone a la faena.

niño

El otro también se apunta a hacer faenas.

niño

Como coger las pinturas y tirarlas por el suelo. Y dejar el suelo con trocitos de pintura y, claro, pintado. El anhelado “tiempo para mí” dura exactamente 8 minutos.

A la hora de comer, imposible que se sincronicen. Tiene hambre Don Bimbas primero y le doy su bibe de puré.

niño

Me pongo a hacer la comida para el otro y para mí. El chiqui cae rendido. Comemos El Cachorro y yo. Cuando termina, lo acuesto para echar la siesta. Me propongo disfrutar de hacer de Amaya: cojo unas chuches pretendiendo meterme un atracón y echar la siesta. ¿Y qué ocurre? Que mi versión en masculino y en niño se despierta y me viene a gorronear.

niño

Me quita el regaliz de mi boca. Se zampa otro de la bolsa… Adiós atracón en solitario. Y adiós siesta.

Ooootra vez en danza.

Llega la noche, donde me toca disfrutar de unos segundos de quietud. Hemos comprado otra sillita para que se sienten los dos hermanos a la mesa, y así de aplicados están cenando.

niño

Ellos comen ¡y yo me los comooo! Qué ricos, por-fa-vor.

Después de cenar tocan los pijamas, los dientes, el convencerlos para que se acuesten, el que se levanten porque no tienen sueño, el amenazarles… en fin, lo normal.

Este es un sábado cualquiera en mi vida. No me aburro nada de nada.

2 pensamientos en “Momentos divinos de un sábado

    • La verdad que sí. Hay que exprimir estos sábados porque en menos de lo que me dé cuenta están ya de discotecas pasando de su santa madre.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios