Más envidia

(Por si no fuera bastante con el post anterior).

Mis hijos, pero sobre todo El Cachorro, que es el que se pronuncia y expresa, adoran la playa. Y yo cojo, me voy a República Dominicana mientras ellos están en el cole y les envío fotos como esta.

madre 14 (1)

Y lo alucinante del tema es que cuando vuelvo, El Cachorro ni siquiera me lo recrimina. Es que en este viaje no me ha soltado ninguno de sus “qué morro” habituales. ¿Cómo es posible que me haya salido un hijo TAN bueno?

madre 14 (2)

Heme aquí, instada por mi amiga, haciendo una torrecita de piedras en la playa, que parece que ahora está de moda, para pedir un deseo. Y yo siempre pido el mismo: que mis hijos estén bien. Por mucho que su madre les quiera desequilibrar intentando provocarles sentimientos tan oscuros como la envidia. ¡Sed fuertes, pequeños!


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios