Manjar

Si, ya lo he contado antes, siento repetirme. Pero cuando algo se convierte en una obsesión, es complicado no dar la tabarra con el tema. Os enseño de nuevo cuál es mi bocado favorito:

pies de niño

Los huelo, chupo, muerdo, acaricio sin parar. Me resulta imposible contenerme. Es mi afición ponerme fiema a pies. Pero intento controlar el ansia. Ningún abuso es bueno. Claro que si encima me provoca…

Niño jugando

Entonces sucede lo irremediable. ¡Me los como!

Niño con madre jugando

Si algún día lograra empacharme… llegar a aborrecerlos… Pero no. No sucede. Qué terrible situación la mía. Seguiré informando.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios