¡Madrugar por gusto!

Es el Señor de las Bestias el que levanta a El Cachorro y lo prepara para ir a la guarde. Es quien tiene coche para llevarlo. Ser peatona o motorista me permite quedarme más en la cama. También el horario de entrada al curro. Pero me da pena perderme a mi crío, que bastante tarde llego del trabajo. Así que últimamente este enanico está consiguiendo de mí lo que nadie: ¡¡que madrugue!!

Me levanto solo para verlo desayunar. Y eso que el muy desagradable tiene un mal despertar y cuando aparezco en la cocina me dice “mamá no y me sacude para que me largue”. Menos mal que a la segunda que vuelvo a asomar la nariz ya me quiere y se me sube encima y se me acurruca y desayuna zumo y yo su cuellito.

Niño


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios