Lógica (aplastante) infantil

Resulta que El Cachorro se meaba, así que le digo de irnos de la piscina corriendo a casa. E ipsofactamente se le pasan las ganas. Así, se le pasan: «Ya no tengo pis porque se ha metido dentro del pito».

Una vez en casa, pongo música, y tras un par de minutos empieza a pedirme la canción de un señor que hablaba «de cuando ha venido»… Y como no le entiendo, se echa a llorar, reclamando al «señor que viene». Caigo. Le prometo: «Cuando llegues al filete, te pongo «Volando voy» de Camarón».

niño

No nos acabamos de entender. Me venía otro día con un lema de unos dibujos animados: «¡Parrulla calina, todo lemando!» Yo, con la característica suficiencia de una madre sabelotodo, le corrijo: «Patrulla canina, cani-ni-ni-ni-na, no calina, caniiiiiina”, y continúo: «¡Todos remando!»

Dos días semanas me entero de que es «a torre de mando». La clásica incomprensión hijo-madre. Pronto empezamos.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios