Lo que bien empieza, mal acaba

En el caso de El Cachorro y Don Bimbas, así es.

madre 27 (1)

Han empezado de buen rollo ayudando a su señor padre, enseguida se han aburrido, se han tirado al suelo y se han chinado.

madre 27 (2)

Han empezado a darse manotazos en plan suave, jugando, hasta que la intensidad ha crecido y si El Cachorro ya le ha dado un guantazo a Don Bimbas, Don Bimbas ha mordido a El Cachorro.

madre 27 (3)

Luego menos mal que quieren dar gusto a su mamá y se abrazan y se quieren y entonces yo empiezo a hacer gorgoritos y es cuando El Cachorro, que ya me va conociendo, me dice: “Haz una foto, mamá”. Y voy y les casco trescientas en diez segundos.

madre 27 (4)

Hoy están con la cariñada subida, porque es acostarlos y volver a la carga. De verdad que me tienen demasiado chocha estos críos.

madre 27 (5)

Saben cómo meterme en el bolsillo.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios