La lidia de la tarde

Le digo a Don Bimbas que recoja todos los coches que hay desparramados por el suelo antes de bajar a la piscina. Por supuesto, pasa lo de siempre. Se niega en redondo. Y yo le digo que aquí se va a quedar si no recoge los coches.

Pasa de mi culo. Looooo deeeeee siempreeee.

Le digo a El cachorro que si le ayuda un poquito. Protesta un poco, pero tiene ganas de ir a la pisci, así que se pone a recoger. Pero Don Bimbas no mueve un dedo y no me parece justo.

– Cariño – le digo a El Cachorro – Ya has recogido mucho. Déjalo ya. Que siga tu hermano.

Y Don Bimbas, impertérrito. El Cachorro:

– No, ya recojo – ve que se masca la tragedia, y que lo de la piscina se puede retrasar.
– Tú eres ideal y te doy las gracias, pero lo tiene que hacer el pequeño.
– No me importa, lo hago yo.
– ¡Que no!

madre 27 (1)

El pequeño va a recoger algún coche, COMO QUE ME LLAMO AMAYA.

Pero qué difícil, madre mía. Si no le da la gana, sale perjudicado el mayor, que no lo merece. Pero si los recoge el mayor, el pequeño consigue lo que quiere, como siempre. He’s got the power!

madre 27 (2)

Uff. Madres del mundo, ayudadme o solidarizaos conmigo. Qué narices hago.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios