La ducha como deporte extremo

Hoy me ducho con actividad extra.

Como observador de mis abluciones tengo a Don Bimbas, quien considera que solo mirar cómo me mojo no es lo suficientemente interesante y decide introducir una variante:

A él en general le gusta tirar objetos con fuerza al suelo y comprobar cómo suenan. O si resisten el golpe. Ahora quiere experimentar con otra superficie. La bañera le parece ideal como campo de pruebas. Así que va cogiendo jugueticos y lanzándolos dentro.

bebé_jugando_bañera

Lo mejor, aparte de verlos escogorciarse, hacer ruido y resbalar, es que además, si tiene puntería, me da con ellos en el pie. Y doy fe que el canijo tiene fuerza.

Ducharme dando saltos, esta actividad de riesgo sí que me la estaba perdiendo yo…


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios