La colada de los Santos Inocentes

Es llenar la bañerita y darle al bebé la alegría del día. No ya porque se vaya a bañar, que eso le encanta y no lo hace lo a menudo que quisiera (soy de las que creen que no hace falta que los niños se duchen a diario), sino porque da comienzo su juego favorito, que es tirar cosas al agua.

El único inconveniente es que se ve que los objetos de siempre le aburren y ahora prueba sensaciones más fuertes. ¿Veis el pijama de su hermano ahí en la alfombrilla?

niño

Pues ahora no lo veis.

niño

Le ha dado por tirar a la bañera llena ropa, como el susodicho pijama o mis zapatillas de andar por casa. Debe ser apasionante ver cómo se sumergen en el agua. Y la manía esta está arraigando con fuerza. Y a mí la broma no me divierte nada. Pero nada de nada.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios