La ardilla mutante

El Cachorro tiene que hacer deberes. Entre ellos, dibujar su personaje favorito de un cuento. Es una ardilla. Me dice que la sabe dibujar muy bien. Le digo que estoy deseando verlo.

Cuando estoy en el baño, lo oigo quejarse:

– Mamá, mamáááá.
– Qué pasaaaa.

CLONG. CLONG. Intenta entrar. Pero tengo el pestillo echado.

– Espera a que salga, cariño.
– ¡Joooo!
– ¡Qué pasa?
– ¡Que no me ha salido una ardilla, me ha salido un caballo!

Ja, ja, ja, ja.

Para cuando salgo, el caballo ya ha desaparecido. Pena mora, me lo he perdido. Está redibujando. Y mucha pinta de ardilla tampoco tiene… A mí me parece un alien.

madre 29 (1)

Vuelve a dibujar. Y este es el resultado final:

madre 29 (2)

Ay, Dios mío. Esto me recuerda a una vaca que dibujó mi hermano de pequeño con la que aún tenemos pesadillas toda la familia…Podría parecerse a esta ardilla. Bueno, qué mas quisiera…

Es que dibujar una ardilla, ¡no es nada fácil!


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios