Juntos, como hermanos

Que les hable de la misma manera (tono, cariño, epítetos) a mi bebé y al perro les está generando una crisis de identidad.

Aún y todo, es inevitable que surjan los celos… Le llamo la atención al nene por hacer el cafre y el perro, que parece que está a lo suyo, medio dormido y echado en el suelo de espaldas, se pone a temblar en plan “ñij, ñij, ñij” (risilla contenida).

Ojo a la mirada de El Cachorro en plan “¿Y tú, de qué te ríes?”

A todo esto, el perro también me ha salido guapo, ¿eh? No puedo con tanta hermosura a mi alrededor.

2 pensamientos en “Juntos, como hermanos


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios