Juguetes de niños… para adultos

A ver, confesad, ¿cuántas veces habéis regalado algo a vuestros hijos que en realidad os hacía mucha ilusión a vosotros? Muchos padres les cascan el Scalextric a sus vástagos, con lo que cuesta montar ese estafermo y lo carito que es, y luego los peques no huelen los mandos ni por equivocación.

¿Y cuántas veces os ponéis a ayudarles en un trabajo y lo acabáis haciendo vosotros… pero con gusto? Es decir, sin dejarles meter baza, “que lo estropeas”.

¿O cuántas os ponéis a enseñarle cómo se hace cualquier cosa haciéndolo vosotros, y después no hay forma de que paréis?

madre

Es lo que ha ocurrido hoy en mi casa. Se pone a pintar El Cachorro con unas acuarelas que le acaban de regalar, se acerca el Señor de las Bestias, curiosea, observa que el peque hace algo mal, le coge el pincel, empieza a colorear, se pica, se lo empieza a tomar muy a pecho, muy a pecho, muy a pecho… y se casca la página entera. Y el otro mirando.

Pero… ejem, ejem… Eso no es algo que haga solo el Señor de las Bestias.

madre

La cosa ha arrancado así, con un “ven, monta, que vamos a ir rápido y te enseño”, y he acabado monopolizando el patinete, dándome unos buenos garbeos, mientras El Cachorro se tomaba una Trina sentado en una terraza.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios