Jugar a las casitas

¿A vosotros no os pirraba construir vuestra propia casita, ya fuera en vuestro cuarto como en la calle? Apilar cosas, meterte dentro y simular que era tu hogar. Buah, la leche.

El Cachorro ya ha empezado con lo de las casitas, aunque lo del techado no lo controla. Solo pone alguna barrera y determina que lo que hay dentro, es su casa. Yo hoy le he ayudado un poco colocando ciertos elementos y extendiendo una manta por encima de ellos. Bien es cierto que la sujeción era endeble, bueno, más bien inexistente, y la manta no aguantaba mucho como techo. Pero no es menos cierto que lo que ocurre es que El Cachorro no acaba de controlar el concepto casa. Me llama para enseñármela y me lo encuentro acurrucado en el suelo con la manta por encima.

madre 7 (3)

Esto no es jugar a las casitas. Eso es jugar al escondite. Me parece que está hecho un lío.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios