Inmune al chantaje

Le dice el Señor de las Bestias a El Cachorro que mañana le llevará al pueblo para que una familiar muy cercana le dé sus regalos de cumple. Y contesta él, con una serenidad pasmosa, con una resignación aplastante, con un aplomo asumido, sincero y lógico: «Pero si no me los va a dar porque no hablaba con ella».

madre 15 (1)

Hace siete días, el día de su cumple, esta señora le llamó para felicitarle y él no se quiso poner. Ni con ella ni con el 70% de la gente que lo llamó. Es tímido y sin reparos te dice que no se quiere poner porque le da «güervenza». Pasa mal rato el crío. Pues la otra: «Si no te pones no te daré tus regalooooos», le decía al otro lado del teléfono con tono cantarín. Pues ni por esas. El Cachorro no cedió a su chantaje.

 

Manda huevos que le presionara de esa manera. Se supone que lo tendría que conocer lo suficiente, porque lo conoce de sobra, como para no venirle con esas, como para entenderlo y decir “no pasa nada, cariño, felicidades, ya hablaremos”. Pero no.

madre 15 (2)

Así que hoy, cuando su padre le dice de ir a visitarla, él tenía totalmente asumido que no le iba a dar sus regalos. Porque eso es lo que le dijo ella. Y está acostumbrado, además, a que las condiciones que se le ponen, se cumplan.

 

Pero su padre le dice que sí que se los dará.

 

Así que gracias a ella ahora ya sabe qué es el chantaje, la amenaza y la mentira. Supongo que con cinco años tiene que empezar a encontrarse con todo tipo de situaciones y de gente…

 

(Se nota lo bien que me cae esa persona, ¿verdad? Que cuando oí lo de “si no me hablas no te daré tus regalos” ganas me dieron que decirle: “Métetelos por el cuÁNTO HACE QUE NO NOS VEMOS, DARLING”).

 


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios