In extremis

En un momento dado, en concreto el de “metenéishastalasnarices”, agarro a mis dos vástagos con furia.

– ¡Ah, me has hecho daño! – se queja Don Bimbas.
– A mí también – El Cachorro.

Venga el melodrama, venga la tragedia.

madre 11 (1)

– Os aguantáis – les espeto, impertérrita y fría como un témpano. Y acto seguido habla El Cachorro.
– Te aguantas t…

Mirada fulminante.

– ¡…Yo, me aguanto yo! – rectifica, a tiempo.

Porque hay algo que dan los años, y es… sabiduría.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios