Hacerse el sueco

Se pone Don Bimbas a fisgar en mi bolso, saca esto y dice:

madre 25 (1)

“¿Eto qué ez?”

Así, en plan inocentico. Con vocecita. Ja, ja, ja. “¡Sabes perfectamente lo que es!”, le digo, “¡bandido! ¡Deja eso donde estaba!”

Y lo ha dejado. Pero ha seguido hurgando y ha dado con más ítems de mi cargamento secreto…

madre 25 (2)

Creo que tiene un olfato hiperdesarrollado para ciertos elementos. Como un perro trufero. En cualquier caso, debo enseñarle rauda en qué consiste la propiedad privada.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios