Fútbol

A El Cachorro nunca le ha dado por el fútbol, ni en casa somos de ver fútbol a todas horas. Además, lo de manejar el balón con los pies tampoco es lo suyo. Se le da muchísimo mejor lanzar cosas con la mano.

madre 22 (1)

PERO, vive aquí, en España. Y el fútbol se acaba imponiendo.

Hoy ha llegado a casa con una determinación: “Tengo que practicar fútbol porque si no me meten un gol”.

Ha estado de portero y le ha debido de caer la del pulpo. Y además alguien ya le ha engañado para dejarlo bajo los tres palos: “El portero también puede ir a meter goles”, me dice. Claro, claro, cariño. Lo dicho, engañado perdido.

En cambio, fíjate tú por dónde, no tan engañado como para elegir al Osasuna como su equipo de cabecera. Cagontó.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios