Forzudo

El pequeño está encantado con la fuerza que tiene (o le parece tener). Así que hace alarde a cada ocasión. Cogiendo una bolsa de la compra, por ejemplo (y se ofrece a llevarla, pero dura tres metros). Levantando una caja… Hoy, abriendo esta puerta.

“Mira mi fuerza”, me dice.

madre 12 (1)

Y yo, claro, admiro su fuerza.

Pero, en realidad, es que yo a este crío lo admiro en general.

madre 12 (2)

Porque tiene un… ¿cómo se dice, “flow”?, que no es ni medio normal. Un algo muy fuerte, tiene.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios