Estrategia al descubierto

Se enfada El Cachorro. Oh, novedad (NO).

Este crío está permanentemente disgustado. La verdad es que me preocupa que more en una queja perpetua, que todo le caiga mal y que reaccione a todo con tanta pena y descontento. Es increíble que siempre esté buscando el lado negativo a las cosas, que lo que anticipe sea siempre la fatalidad, que sea tan trágico y que la vida para él sea un drama.

En cualquier caso, yo pivoto entre decirle todo esto que acabáis de leer, que es terrible que se tome así las cosas y que todo le siente tan mal, que es sufrir por sufrir, que qué necesidad, que esto nos desmoraliza mucho, etc., y entre hacer que se le olvide el enfurruñe diciendo algo gracioso o poniendo una cara cómica, para distraerlo, para que le salga la risa y desdramatice todo.

Hoy me he decantado por esta segunda estrategia. Muy a su pesar, se le dispara una comisura del labio hacia la sonrisa y me dice:

“¡Cuando estoy enfadado intentas hacerme gracia, pero ya he pillado el truco!” Y se larga, intentando dominar su sonrisa, más enfadado aún. Le da rabia que le boicotee el cabreo.

madre 29 (1)

Pero, vamos, por hache o por be, un no parar.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios