Espadas láser

Hoy se ha liado en casa…

niño

Estaba yo con la fregona y he sufrido un ataque. La he tenido que reconvertir rápidamente en una espada láser.

Y hablando de espadas láser… Desde que Papá Noel le trajo la suya, mi crío no se separa de ella ni un segundo. Está emocionado y no ve la hora de enseñársela a su amigo del alma…

nino

niño

nino

Cuando por fin lo hace… el otro, ni caso. ¡Con las ganas que tenía mi niño de compartir su alegrón con su amigo, que es que no tiene ojos para nadie más…! Se me rompe el alma. Pero, claro, son críos. Y al otro, qué se le va a hacer, la espada de El Cachorro se la traía bastante al pairo.

Pero, precisamente al día siguiente… coge y aparecen él y su hermana en casa con su padre… ¡con sendas megaespadas láser con luz y sonido molón! ¿¿Cómo?? ¡No daba crédito! Si es que solo les faltaba hacerte la manicura, a esas espadas. Maaaadre mía. Mecagüen la mar. Es que es continuamente la misma gracia. Ellos siempre tienen el mismo juguete que El Cachorro pero en una versión mejorada: más grande, con más funciones, más caro… Estaba yo toda rabiosa, y no por el hecho de que los juguetes de los otros sean como sean, que me da de lado, sino por la ilusión que tenía mi niño y cómo se la ningunearon un día y se la aplastaron al siguiente (aunque, por suerte, como él no es nada envidioso, ni nada rencoroso, como yo, que me fijo en estas cosas, estaba encantado de la vida con el hecho de que los tres tuvieran espadas láser para poder luchar entre ellos), que un par de días después, nos fuimos a fichar juguetes para Reyes a una tienda y cuando me topé con esto:

nino

Vi el cielo abierto. Me entraros unas ganas irrefrenables de hacerme con la madre de todas las espadas láser. Costaba 186 lereles. ¡A ver ahora si eran capaces de superarlo! El Señor de las Bestias me tuvo que hacer la zancadilla a un metro de la caja con el espadón debajo del sobaco para abortar la vengativa y ruinosa compra.

Pero esta me la guardo. De hecho… Le pregunto a El Cachorro qué quiere pedir a los Reyes y me dice que un perro robot. ¿¿Un perro robot? ¿¿De dónde se ha sacado eso?? ¿Dónde lo encuentro? Yo creo que lo pide por pedir. ¡Si solo hay un juguete en el mundo que le gusta, que es su espada láser! Pero estoy por irme a Japón a ver qué prototipo están desarrollando y, me cueste lo que me cueste, traérmelo para aquí.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios