Entre la sordera y el cerebro caprichoso

Estamos en casa viendo el programa “Tabú” de Jon Sistiaga sobre la gula. Entrevista a alguien que dice que se desperdicia comida solo porque está algo pocha. Y dice Don Bimbas:

– Esa señora ha dicho hostia.
– ¡Mustia, cariño, ha dicho mustia!

madre 30 (1)

Este me ha salido un poco malhablado. Nada que ver con El Cachorro, al que jamás le he oído nada del otro mundo y, actualmente, no dice palabrotas ni cuando se chiva: “Mamá, Pablito ha dicho “hos…” y lo que sigue”, me cuenta. O: “Mamá, Pablito ha dicho “gil…” y lo que sigue”. Un milagro que no tenga la boca sucia como el pequeño, porque con el ejemplo del padre, que no se corta un pelo delante de los críos y me pone del hígado, lo normal es que se expresen como verduleros.

O que ocurra como con Don Bimbas, que escucha “mustia” y su cerebro lo transforma en “hostia”. Directamente. Y yo voy de infarto en infarto.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios