Enmadrado

Mi chiquitico está enmadrado perdido. Y eso supone un trabajo extra para mí. Porque, haga lo que haga él, yo tengo que estar a su lado. Cada dos por tres viene y me agarra la mano para tirar de mí y que lo acompañe a hacer cualquier cosa. Y, por descontado, para cualquier cosa que hago yo, ahí está él.

niño

En el baño me las tengo que ingeniar para entretenerlo mientras me ducho y acicalo. Gracias a eso, ya descubrí un uso para todos esos botecitos que he ido cogiendo de los hoteles “por si acaso” y que jamás han salido de la bolsa donde los tenía metidos. Ahora son los juguetes de Don Bimbas para mantenerlo ocupado mientras yo me ducho.

niño

No obstante, no os toméis esto que escribo como si de una queja se tratara. ¡Estoy encantada! Mi pequeñito y yo estamos viviendo una gran historia de amor. Gracias a que estoy en paro (no todo tiene que ser malo) estamos las 24h del día juntos, cosa que obviamente no podemos hacer cuando trabajo.

niño

Y nos queremos mogollón. Y no podemos vivir el uno sin el otro.

niño

Y nos damos abrazos y besos y nos hacemos fotos y vídeos. Y no veáis lo bien que matamos el tiempo los lunes al sol. Él enmadrado y yo “enhijada”.


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios