El pez no come

Publicaba aquí hace más de un mes el deceso de los peces de mi casa. Unos peces por los que El Cachorro jamás preguntó, después de la historia tan bonita de amor en un gran estanque que me había inventado y que nunca le pude contar.

Pues hoy me pongo a limpiar la pecera, que la tengo con agua, la planta de plástico que venía dentro y un pez de juguete, y me pregunta mi hijo por los peces.

– ¡A buenas alturas! ¡Anda que los has echado tú de menos! – es lo único que me ha salido decir. Y acto seguido le he contado que ya hace tiempo que no están aquí, que se los llevó papá a un estanque muy grande y muy chulo para que tuvieran pececitos. Y él tan campante, vaya.

Cuando le doy el parte al Señor de las Bestias, me cuenta él a su vez que El Cachorro, hacía unos días, le decía a su abuela que el pez azul no comía. Vamos, que notaba algo raro pero no se lograba explicar qué era exactamente.

niño

Qué bien llevan los niños las ausencias, ¿no?


Deja un comentario *
* Tienes que pertenecer al Club Cosmo para poder hacer comentarios